el Rincón del arQuerO*

¡Atención!
Tenemos nuevo blog de la Asociación Carnavalesca Arcense. Los que le pegan por arribita {enzeco}. ¡Visitala!

Si quereis aportar algo, pasar información, sugerir, quejarse, o cualquier otra cosa, podeis contactar conmigo a traves de el siguiente correo:

el.arquero.enzeco@gmail.com


el arQuerO*

13 agosto 2010

Aquí están ya*

Aquí están ya "Los Pavazos"
que como perrillos nuevos,
otro año llegan nerviosos, cágate,
como si fuera el primero.

Atrás quedan esos "Mellis",
los dos Ortega Triguero,
que mira si se entregaron, cágate,
que hasta en verano salieron.

Y hoy con otro nuevo disfraz,
sumando otro nuevo Febrero,
vamos a echar la vista atrás,
pa recordar a aquel Guerrero.

Que hace ya un cuarto de siglo,
combatieron convencidos
de que eran chirigoteros.

Los que abrieron el camino,
y nos dejaron la herencia,
de ésta bendita afición,
que a ritmo de pomchimpom
cada año se te mete por las venas.

Con el General don Salva
y el Infante don Gerardo.
Fue la primera en el Falla,
bajo bandera de Arcos.

Con el Perico y el Juanma
que velaron armas
junto a otros jabatos.

Y aunque en el tiempo esté lejos
es gracias a ellos por lo que aquí estamos.

"Los Pavazos" 2010
Pepe Olivera y "Chico" Cornejo
.



Por si se le había, o se le ha olvidado a alguien, que en Carnaval, nadie es alguien y que no se debería andar por las nubes, pongo este pasodoble de la chirigota del año pasado de Pepe Olivera, "Los Pavazos", para que se paren un rato a pensar, aunque dudo que esa capacidad la tengan, pero a ver si lo intentan.
Un saludito desde el extranjero.




PD. Que no se os olvide: Es gracias a ellos por lo que aquí estamos.

PD2. Lamento la calidad del audio, no lo he encontrado mejor.

46 comentarios:

el autentico dijo...

SITIOS CON HISTORIA – 5 (El Albeniz)
A mediados de Octubre de 1993 se estafa fraguando una nueva chirigota para el carnaval de 1994. Esta chirigota que en el carnaval del 93 había sido “El Real y Variable Coro de la Raya Doblá” la conformaban los siguientes integrantes; Miguel Blázquez, Perico Cambayá, Pauli Duarte, Mario el Penco, Juan Cena, Antonio el Padua, Joselito Márquez, Miguel el Mochuelo, Antonio Carpio, Gerardo Medina, Juanma Barroso y un servidor de ustedes.
En ese mes de octubre no teníamos muy claro el tipo, pero empezamos a ensayar, como desde hacia tres años, debajo de el escenario de aquel entrañable Cine San Francisco. La música de chico Cornejo –genial como siempre-, creó, de una forma tan triste como absurda, cierta controversia, puesto que un personaje de aquel grupo hizo un comentario de la misma de forma poco elegante, sobre todo teniendo en cuenta que este hombre, “chico cornejo”, jamás pidió nada a cambio por hacérnosla, cosa que si hacían algunos a los que se había recurrido antes. Este hecho junto con algunas otras cosas desagradables acumuladas de años anteriores, me hicieron replantearme mi continuidad el aquel grupo al que yo pertenecía desde hacia ocho años. Aquel desprecio a alguien que ya entonces yo había empezado a querer fue la gota que colmó el vaso, sobre todo porque nadie fue capaz de poner a este personaje en su sitio, que no era otro que en la puta calle. Y yo, que aunque era el autor de la mayoría de las letras no era ni el director ni el representante legal de la chirigota, y por lo tanto no tenía autoridad para echar a nadie que no fuera a mi mismo, lo pensé, lo medité y lo hice, me eché, me fui, bay bay , adiós muy buenas.
De pocas cosas me he alegrado tanto en mi vida como de aquella decisión, aunque confieso que me costo bastante porque ahí tenia a varios de mis amigos con los que había disfrutado desde mis comienzos en el carnaval, del que me veía ya fuera para siempre. Sé, porque así me lo hicieron saber, que algunos de aquel grupo se alegraron de mi marcha, ya que estaban convencidos de que el causante de todos los problemas del grupo era yo. Aquel grupo salió con la música que aquel personaje dijo que eran las sobras de “Los Tangos Bien Puestos” y con algunas letras de pasodoble de aquel que era el causante de sus problemas. Finalmente salieron con la chirigota “Al Que Le Toca Le Toca y Al Que No Se Mosquea”. Lo único bueno que salio de todo aquello fue que entró en el carnaval, sustituyendo al que causaba los problemas, mi genial y queridísimo amigo Francis Lozano.
A finales de noviembre yo tenía un mono de carnaval que aliviaba yendo a los ensayos de otras agrupaciones. Fue en uno de estos ensayos en la taberna de José de la Viuda -donde ensayaba la chirigota “Al Can Can y Al Vino Vino” - donde coincidí con varios ex componentes de agrupaciones que vivían una situación parecida a la mía y entre los que creo recordar que se encontraban entre otros, Francisco Javier Porrua, Antonio García Temblador “Cantarrana hijo”, Juan Jesús Ortega “Gaviota” y el malogrado Enrique Lázaro Delgado. Mientras la chirigota ensayaba y en la barra tomábamos una cervecita los antes mencionados y el que suscribe, llego al local José María Vázquez Duarte “el Alegre”, y exclamó, ¡coño! que de polémicos hay aquí, estáis todos los que os han echado u os habéis ido de algún grupo. Entonces Antoñito el cantarrana dijo –“no estaría mal hacer un grupito entre los desterrados del carnaval”- inmediatamente “el gaviota” dijo, - yo tengo el local para ensayar y aquí tenemos un guitarra, Enrique –

el autentico dijo...

Enrique Lázaro nos miró sonriente, se pellizcó la nariz – gesto habitual en el – y moviendo la cabeza nos dijo que no, argumentando su negativa en que lo que teníamos que hacer era ocuparnos de la cantera, que no la había, porque si no al carnaval le quedaban cuatro telediarios. Cuanto le debemos el carnaval de Arcos a este hombre.
Aquella noche me fui a la cama con la perola caliente, no paraba de pensar en ambas opciones, tanto en la de Antoñito “el cantarrana” como en la de Enrique, y no sabía por cual decidirme. Hay veces, según dicen, que te adentras tanto en el bosque que los árboles no te dejan verlo, -sabia reflexión- porque aquello era tan fácil como decidirme por las dos opciones, ya que las dos me atraían. A la tarde del día siguiente fui en busca de Enrique al casino Circulo de la Unión, donde habitualmente se le podía encontrar jugando una partida de mus o subastao con los amigos, o como no al billar, juego que dominaba con una perfección y habilidad que le deparó multitud de trofeos regionales y nacionales. Nos tomamos un café y le propuse; si sales de guitarra conmigo en una charanga pa echar el rato, yo me comprometo a sacar una chirigota de niños. De nuevo la sonrisa, el pellizqueo de nariz y me dijo, mi hijo tiene que salir en esa chirigota, ¡por supuesto!, le contesté dándole la mano, acababan de nacer “Los Polemicos” y “La Quinta del Bollicao”.

Os cuento este trozo de historia carnavalesca porque creo que sin la sucesión de la misma, El Albeniz, quizás no hubiera llegado a ser ese local tan carnavalesco que es hoy en día, ya que su trayectoria está estrechamente ligada a la historia anteriormente citada.
Todo comenzó de una forma improvisada y meramente circunstancial, os sigo contando. “La Quinta del Bollicao” fue antes un nombre que un grupo, porque mi intención era antes que sacar la chirigota infantil enganchar a Enrique para mi charanga, pero el compromiso estaba adquirido. Recuerdo que se lo comenté a mi amigo “Fede” y este me dijo que había unos niños que llevaban tiempo reclamándole a él que los ensayara, habida cuenta de que él no había sacado nada en el 93 y todo indicaba que así iba a ser en el 94. Fue “Fede” quien me animó a que los cogiera yo, y así por recomendación suya vinieron a hablar conmigo unos cuantos chavalitos de entre diez, once y doce años encabezados por uno rechonchito que era el que llevaba la voz cantante, el rechonchito era Juanito “el Cerve” y le acompañaban Pedro Gómez Fraidias, Juanito el hijo de la marcelita, Julito Valle, Andresito Ríos, Joselito Apresa Fraidias el pejeta y José Mari el mollete. El grupo se completó con la incorporación de Juan Jesús Ortega “titin” hijo del gaviota, el pulidito, Andrés el monta, Ildefonso Fernández Rodríguez “el Chilla hijo”, Enriquito Lázaro y Francisco Rosa Palmero “el paquito de la chata”, mas tarde se incorporaron dos súper peques de verdad que contaban no mas de seis o siete años, uno era Juan Ramón Barroso y el otro era Manolito Ramírez el hijo de Manolete el de el Albeniz.
Aquello echo a andar en un garaje de la zona de las canteras cerca del colegio San francisco en el que estuvimos un par de días si acaso para terminar, como no, ensayando en lo de Joselito de la Viuda.

el autentico dijo...

Manolete el de Albeniz solía venir a menudo porque el crío era demasiado pequeño para andar yendo y viniendo solo. Los niños iban de lujo, graciosos, ilusionados, afinaditos para lo que se les podía pedir, pero quizás les notaba poco desenvueltos, sobre todo cuando venia alguien a escucharlos, cuando esto ocurría yo notaba que bajaban un cincuenta por ciento de lo que de verdad daban cuando estaban solos, y claro eso no era otra cosa que miedo escénico. Cuando faltaban quince o veinte días para que comenzara el carnaval del 94, le comente esta circunstancia a Manolete, que como he dicho antes venia casi todos los días, y le hablé de la conveniencia de sacarlos de allí y plantarlos delante de un publico de forma imprevista y así ver como reaccionaban. Dicho y hecho, al día siguiente que era un miércoles del mes de Enero de aquel 1994, trasladamos el ensayo al Albeniz, sin avisar a nadie, con la gente que hubiera en ese momento en el bar.
Llegamos al local a las ocho de la tarde que era la hora a la que ensayaban, y habría ocho o diez personas entre la barra y alguna que otra mesa en la que tomaban café. Con un poco de titubeo y miedo al principio fueron poco a poco soltándose y encontrándose mas a gusto, sobre todo cuando fueron viendo la reacción del escaso publico que fue en aumento a medida que avanzaba el ensayo, ya que todo el que pasaba por la puerta entraba. El local como es obvio se lleno enseguida, y no solo de publico, sino de un ambiente que a mí me pareció tan mágico, que como sabéis, y creo que así lo sigo demostrando es mi lugar preferido cuando llega el carnaval para escuchar a cualquier agrupación.
Tal fue el éxito de los niños, del local, de la experiencia, de aquel momento imprevisto, que cuando acabaron lo primero que le dije a Manolete fue que iba a traer a mi charanga a ensayar una noche al Albeniz. De hecho el ensayo general de “Los Polémicos” se anunció y se realizo allí y experimenté el mismo ambiente mágico que con los niños, solo que ahora además lo disfrutaba desde el escenario. Al principio no fueron pocos los que decían que estábamos majaras con hacer un ensayo general en un local de tan reducidas dimensiones, y no se daban cuenta que ahí residía la magia, el encanto de aquello, el tener al publico tan cerca que lo podías tocar, contagiarles nuestra entrega, contagiarte tu de su entusiasmo, oírte tan natural como en el propio ensayo pero sin la soledad del mismo, sin megafonías, sin forillos y decorados, sin entradas.
Los primeros años a partir de aquel 94 tan solo mi charanga y en el 95 la nueva chirigota de los niños que eran “Los Caimanitos” hicieron ensayos en el Albeniz, pero yo sabía que era cuestión de tiempo que los demás grupos se dieran cuenta como así sucedió. El Albeniz hoy por hoy es el referente en cuanto a ensayos generales en nuestra localidad, es lugar además de tertulias y citas donde por menos de nada se termina cantando y recordando letras actuales y antiguas, pero sobre todo para mí el Albeniz es el mas claro exponente de eso que se dice que los grandes perfumes vienen en tarros pequeños que guardan y conservan su esencia, eso es el albeniz el lugar de Arcos donde mas se condensa la esencia del carnaval cantado cuando llegan los meses de Enero Y Febrero.
Es tanto el cariño y el respeto que siento por ese lugar y por su gente encabezados por el propio Manolete y por su fiel escudero Paco, que este año junto con mi Chirigota “Los Pavazos” le dediqué esta letra a modo de homenaje que para mí no es otra cosa que un sincero agradecimiento.

el autentico dijo...

Tiene el calor de su gente
Y el ambiente necesario
Y los años suficientes
Para ser
Mi preferido escenario
Aquí desvirgo mis coplas
Envuelto en mil sensaciones
Y en la cara se me nota
Por que sé
Que este es mi falla señores
Aquí vivo la gran final
Que conquiste cada febrero
Su barra el palco principal
Y esa escalera el gallinero
Y este público cercano
Que acaricio con las manos
Al que tanto y tanto quiero
Ensayito en el Albeniz
Mi pequeño coliseo
Mi estuchito de bombón
Rellenito de un licor
Que ritmo de tres por cuatro
Saboreo
Cuantos ratos impagables
Cada año paladeo
Con disfraces o sin disfraces
Porque aquí eso es lo de menos
Mi teatrito de mis sueños
Al que cada invierno
Vengo sin rodeos
A alegrar con mis canciones
Vuestros corazones
Mi mayor trofeo

Pepe olivera

eL arQuerO* dijo...

todo el que haya cantado ahí, sólo quiere que pase el año para volver...

muchas gracias Pepe. Un abrazo.

juanra arcos dijo...

eso solo se comprueba cuando vas a cantar ahi y sientes como la gente te arropa, esto se merece una columna alberto "Cronicas auténticas de aquí", un abrazo Pepe

Ismael dijo...

Mushizimas gracias Tio Pepe!

PD: seguro que no te acordaras pero estuve a puntito de sali con los bollicaos, pero por aquel entonces tenia unas clases extraescolares que no pude cambiar de dias para que no coincidieran con los ensayos y mi padre (el cabezOn) se nego' a que las abandonara por salir en una shirigota... tota' pa lo que me ha servio...

PD2: ma colao con la posdata no? xD

francis lozano dijo...

Pepe: eres el mejor "reconstructor de los hechos" de toda la parte septentrional de los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza. Por cierto: yo no te sustituí el año 1994, tu eres insustituible pichita. En todo caso escapaste bien mamón, porque esa es la chirigota más mala que ha dado el carnaval de Arcos en su corta historia y en la que tuve el "honor" de participar haciendo "la voz finita" en los cupleseces. Por cierto, llegamos a semifinales en el afamado concurso de Alcalá de Guada-ira que son malos. Toda una hazaña.
P.D.: mi pariente aún no le ha quitado el plastiquito a la cinta que grabamos ese año...aún me preguntó el "por qué?"

Ismael dijo...

PD: Franci animate y relata anecdotas arfavo'!!!

el autentico dijo...

SITIOS CON HISTORIA – 6 (El Imperial Cinema)

Si emblemáticos han sido -y lo son algunos todavía para el carnaval Arcense- los sitios narrados en capítulos anteriores (la cueva, la taberna de la viuda, la bodeguilla, la barbería del fede o el albeniz) por su implicación con nuestra fiesta de una u otra manera, ninguno lo ha sido tanto en cantidad de grupos albergados al abrigo de sus paredes como el desaparecido Imperial Cinema. Su vínculo con el carnaval de Arcos comenzó en febrero de 1985 cuando la chirigota de Salvador Pérez Salas “Los Guerreros del Antigas” hicieron allí su presentación. Así empezó un largo periplo de presentaciones, pregones, sesiones y finales de concurso, galas, y actuaciones de todo tipo que duró dieciocho años, prácticamente hasta que desapareció.
No exageraría nada si os dijera que fueron más de quinientas las agrupaciones que pasaron por su escenario en esos diecisiete años.
Era un local vetusto y amplio, tenía un patio de butacas que rozaba las ochocientas localidades y un escenario de dimensiones importantes aunque carecía de plateas, tornavoces y palcos propios de un teatro, ya que se proyectó y construyó como cine en el último tercio de la década de los cuarenta. El Imperial cinema en realidad eran dos cines, uno de verano, que fue el primero que se construyó, y otro de invierno que se terminó de construir a primero de los años cincuenta.
Se construyo en un solar conocido como “La Mata de la Guardentera” sito en la antigua calle Duque de Almodóvar que hoy lleva el nombre de Muñoz Vázquez paralela al Paseo de Andalucía. La obra la hizo una empresa local que era conocida con el nombre de “Los Baldaos”. La tierra que se extrajo del desmonte del citado solar se utilizó para rellenar la parte trasera del paseo, dando origen al talud donde se ubica hoy el Jardín Botánico que fue conocido popularmente como “el roaero”. Su promotor fue Don Gabriel Rosado (d.e.p.), afamado médico local de la época, por eso el cine, aunque se llamo desde sus orígenes Cine Imperial, era conocido como el cine de Don Gabriel.

el autentico dijo...

A mediados de los años sesenta el Imperial cinema es adquirido por Don José Suárez Parrilla (d.e.p.), empresario del sector llegado desde el pueblo sevillano de Paradas y casado con una Arcense, que ya por entonces regentaba un negocio de cine en el Teatro Olivares Veas –otro de los sitios históricos de nuestro carnaval del que también daremos cuenta mas adelante-.
Fue este hombre, José Suárez Parrilla, o “pepe el del cine” como se le conocía cariñosamente, quien se prestó siempre a facilitarnos aquel inmenso local para hacer nuestras presentaciones, teniendo lugar estas siempre en Domingo por la mañana para no interrumpir las sesiones de cine que tenían lugar por la tarde y noche. Esto solo ocurrió durante los años 1985 y 1986. Dado que el carnaval y el número de agrupaciones iban en aumento cada año, y que el seguimiento del público era cada vez mayor, pepe opto por suspender las sesiones de cine de tarde y noche en los fines de semana en que se desarrollaban las citadas presentaciones, ya que le eran mas rentables que proyectar las películas de turno, sobre todo porque por entonces ya el video había hecho estragos en las salas españolas. El negocio era fácil, sin contratos, el ponía la infraestructura y nosotros el espectáculo, y todos los beneficios y gastos a medias, excepto el concerniente a nuestro decorado. Así empezó, como dije antes, su periplo de carnaval El Imperial Cinema.

el autentico dijo...

En 1986 se celebra allí, -además de las presentaciones de los tres grupos que salieron aquel año, “los Arma bullas del Aleluya”, “Errantes” y “Los Espontáneos”- el primer pregón del Carnaval de Arcos, -y uno de los mejores por cierto- a cargo del historiador Arcense Don Manuel Pérez Regordán (d.e.p.), proclamándose también por ende la primera molinera de nuestro carnaval siendo esta la señorita África.
En 1987 hicieron allí sus presentaciones las chirigotas “Marco Polo y sus Helaos” y “El Mosqueo del Carnaval” y la Comparsa de fede “Cal y Sol de Andalucía”, además del pregón que corrió a cargo de Don Manuel Gallardo Barroso “Manolo Zapata”. En 1988 las chirigotas “Los Náufragos del Missisipi” y “Los Hunos y Los Otros”, esta ultima con doble función de Sábado por la noche y Domingo por la mañana, y la comparsa “Una de Camareros” mas el pregón de aquel año que lo dio Don José Luis Núñez Ordóñez, locutor entonces de Antena 3 Radio y candidato hoy a la alcaldía por el PP.
En 1989 y 1990 se rompe lo de celebrar allí el pregón por que el local se quedó pequeño -aun recuerdo las broncas que se montaban en la taquilla para conseguir un entrada, y repito, el local tenia 800 butacas- y el Ayuntamiento decide trasladarlo al recién construido Pabellón Municipal de Deportes en el 89, y a la Plaza del Cabildo en el 90. Pero la experiencia no resultaría del todo buena, cuando en 1991 deciden volver con el pregón al Imperial Cinema.
Pero fue un año antes, en 1990, cuando el Imperial Cinema se consagra como templo del carnaval Arcense. Llega el primer concurso de Agrupaciones Carnavalescas “Sierra de Cádiz”. En él, se inscriben treinta y dos grupos repartidos en doce comparsas, quince chirigotas y cinco cuartetos venidos desde toda la provincia. El concurso se celebró durante los días 19, 20 y 21 de febrero de aquel año siendo la final el día 23. El jurado estaba compuesto por los siguientes miembros; Don Joaquín Belizón Jiménez, de Jerez, Don Francisco Castilla Rodríguez, del Puerto de Santa María, Don José del Valle Gómez ,de Cádiz aunque afincado en Arcos y Francisco García Cózar, maestro de Alfonso X y natural de Algeciras, actuando como presidente Don Diego Serrano Vázquez, de Arcos. Se otorgaban tres premios en las distintas modalidades que ascendían a un primero de 200.000 Ptas, un segundo de 125.000 y un tercero de 50.000 en las modalidades de comparsa y chirigota, y 175.000, 125.000 y 50.000 en la de cuartetos.
Los premios recayeron en las siguientes agrupaciones;
COMPARSAS
1º “Europa” de Jerez,
2º “La Verde Luna” de Ubrique,
3º “Desde mis Adentros” de Sanlucar,
y un accésit que dio el jurado a la comparsa Arcense “Bella Época”
CHIRIGOTAS
1º “No Quieres Coles, el Plato Lleno” de San Fernando
2º “Mas Bonito que un San Luis” de Sanlucar
3º “Me Duele la cara de ser tan Guapo” de Cádiz
CUARTETOS
1º queda desierto
2º “Juzgado de Guardia” de Arcos
3º “Marías de la Bahía” de Cádiz
Y un accesit para “No me Escupas que Llevo Gafas” del Puerto de Santa María

el autentico dijo...

Era el Imperial Cinema una sala de cine con bastantes rasgos de teatro, y de teatro grande no solo por sus dimensiones y capacidad de aforo, sino por su porte. Su fachada alta y diáfana, fue, durante su medio siglo de vida, si no la que más, de las mas altas de nuestra ciudad. Su nave principal albergaba, divididas en tres baterías y dos pasillos, el impresionante patio de butacas de skay rojo que se deslizaba como una suave ola descendente hasta el pie de un foso para músicos y apuntadores, y un amplio escenario con dos espaciosos camerinos repartidos en dos plantas. Sus altísimas paredes estaban recubiertas de un corcho marrón, -que se fue ennegreciendo con los años- y que hacían posible que en un local tan grande no hubiera ni el mas mínimo eco. Su suelo de laminas de madera, ayudaba a que cuando entrabas en él te sintieras en un sitio tremendamente acogedor. El crujido de la madera bajo los pies o el chirrido de las butacas al bajarse, lejos de parecer ruidos molestos, eran sonidos entrañables para varias generaciones de Arcenses que lo disfrutaron durante años. Al Imperial Cinema se accedía a través de un amplio hall en el que al primer golpe de vista se percibía la perfecta simetría del mismo. En frente y a ambos lados se situaban los vomitorios de acceso y desalojo de la sala, justo a cada lado de de ellos los servicios, los de caballeros a la izquierda según se entraba, y los de señora a la derecha. En el centro, los expositores donde se anunciaban los nuevos estrenos. A la derecha, las taquillas, y en el rincón que hacían estas, el “kioskito” que despachaba la mujer de nuestro entrañable “Ronco” ya desaparecido. También, entrando a la derecha había una puerta que daba acceso a una galería con escaleras que llevaban a una puerta lateral de entrada a la sala desde la parte de arriba y al habitáculo de proyección.
Sus gentes, los que lo cuidaban y vivían de él, encabezados por su dueño, eran personas entrañables y serviciales. El Ronco, el Porro, el Torral, Pepe Espinosa, todos eran buenísimas personas que no hacían mas que facilitarte el trabajo cuando teníamos que hacer algún acto allí. Que pena que se dejara escapar esta local que podíamos haber disfrutado durante muchos mas años todos los arcenses, y que cuanto se está echando de menos ahora.
En el Imperial Cinema se celebraron doce ediciones del “Concurso Sierra de Cádiz” desde 1990 hasta 2001 en que lo quitaron y sustituyeron en el 2002 por la primera Gala de Carnaval, por sus tablas han pasado desde las agrupaciones más malas del planeta hasta las mejores del universo carnavalesco. Desde sus tablas y butacas se reído, se ha llorado, se vivieron momentos de tensión, de decepciones por el premio no logrado, de cajonazos inverosímiles, pero sobre todo y durante dieciocho Febreros carnaval, mucho carnaval.
En el verano de 2004 el impresionante Imperial Cinema cayó demolido por la maquinaria del ¿progreso?, en su lugar se erige hoy un edificio que lleva el nombre de “Imperial”, pero que en nada hace honor al nombre. Yo desde aquí, con estas líneas, quiero rendirle honores a un local que fue emblemático para todo nuestro pueblo -y que otra vez dejamos escapar como tantos otros- y sobre todo para nuestro carnaval, que en sus cortos veinticinco años de vida no hubieran sido los mismos sin él.

En el carnaval de 2005 la chirigota “sharbalon pa ke akuan” le dedicó una preciosa letra de pasodoble, lamentablemente póstuma, al Imperial Cinema que os dejo a continuación. La letra, magnifica, es de Álvaro Duarte.

el autentico dijo...

Hoy he bajado a verte
Y ya no estabas
No pude resistirme
Yo quería despedirme
Yo quería despedirme
Antes de que te marcharas
Llevas contigo quien sabe a donde
Recuerdos de Domingos
Sonrisas de niños
Que se hicieron hombres
Han sido tantas horas
Sentao en tus butacas
Humor de los cuartetos
Versos de comparsas
Cuplés chirigoteros
Y ganas de guasa
Cuantas historias
En tu butacas
Hoy me cuenta mi pare
Que entre tus paredes
Un día mi mare
Un beso le dio
Que tu fuiste testigo
De amor a escondidas
Caricias prohibidas
Cuanto cine cuanta copla
Cuantas letras de pregón
Y ahora que ya no hay remedio
Que te marchaste y no volverás
El consuelo que me queda es el recuerdo
De un primer premio de carnaval
Los momentos que contigo yo viví
No los cambio por ningún apartamento
De esos que dicen que te van a construir

eL arQuerO* dijo...

qué lástima ver caer otro emblema de nuestro pueblo y de nuestro Carnaval....

Muchas Gracias Pepe!

juanra arcos dijo...

cual es el proximo sitio cn historia pepe?al leer esto me he imaginado sentado en sus butacas k pena!

Ismael dijo...

no me cansare de darte las gracias por cada leccion de historia. cuantos estribillos, cuantas pamplinas entre butacas.. Recuerdo a Don Salvador con su gente cantando entre actuacion y actuacion desde el mismo patio de butacas... enfin lo que me da mas corahe es que los shavales no puedan vivir eso endeheshiketito.... Mushas gracias Tio Pepe!

Los momentos que contigo yo viví
No los cambio por ningún apartamento
De esos que dicen que te van a construir

el autentico dijo...

el proximo será el olivares veas

Erque embarniza la Custodia dijo...

Pepe: eres el pito pito del carnaval de Arcos. Tu sigue ajín, con tus reconstrucciones. Por cierto: se te ha pasado algo fundamental. El último primer premio en chirigotas del concurso "Sierra de Cádiz" acaecido el año 2001 recayó en "Arcos tejamo...y encoframo", más conocido como "Los Tejeros", algo que no dice mucho a favor del resto de agrupaciones ni del Jurado. En ella participó el archiconocido "Karembé del Carnaval" o llámese Pauli el de "Yo mi guitarrita y atrá", que ganó sin apenas jugar, amén del Camachito, el Vázquez-Prodiecu (gran jugador rumano)y otros componentes menos relevantes. El siguiente año durante la actuación de "La hermandad de Boliches en su extraviamiento y traspaso bar en calle Julio Mariscal" en el pregón, debutaron los japoneses "Junichi la fatiguilla", "Koji Erdelo Kupone" y "Yoshio Akaso Kojoni?" al grito de "ESEKADI KAJÚ" y otras cozas...

el autentico dijo...

es un honor que me compares con ese señor -al que al igual que a muchos otros no se le valoró en vida- porque siempre le tuve una sincera admiración y un profundo respeto, y sobre todo, al que muy poca gente conocía en realidad.
y no te preocupes porque no haya heho mención a ese ultimo primer premio, poruqe dentro de poco daré cuenta no solo de ese primer premio del último concurso, sino de todos y cada uno de los premios y participantes de todas las ediciones del concurso Sierra de Cádiz y de todos nuestros pregoneros y sus respectivos pregones, que por cierto algunos son para enmarcar

Ismael dijo...

no sabia yo que mi tio era el karembe' del carnaval fihatetu... lo de esconderse detras de la guitarra si lo tenia claro :)

el autentico dijo...

SITIOS CON HISTORIA - 7 (el Olivares Veas)

Todavía recuerdo su olor, el inconfundible olor de sus maderas viejas, el de la humedad de unos muros casi centenarios y el tufillo a rancio de sus ajadas cortinas. El Olivares Veas, nuestro pequeño teatro Olivares Veas, ese que muchos ni conocieron, y lo que es peor, creyeron que se inauguró cuando vino SS.MM. La Reina Sofía aquel 15 de Marzo de 1994.
La Reina solo lo reinauguró después de su penúltima, prolongada y tortuosa remodelación –casi lo mismo, parece, que va a ser la de ahora-.
Este “estuchito de bombón” –que fue como lo definió la Reina cuando lo vio- va a cumplir nada mas y nada menos que cien años el próximo 29 de Septiembre de 2010. Fue mandado a construir por El Círculo de La Unión –el casino para quien no lo sepa- después de que su presidente entonces, Don Juan José Velazquez Gaztelu, así lo expusiera en junta directiva tras considerar este la necesidad y conveniencia de que el club dispusiera de un salón de recreo donde celebrar sus actos lúdicos y culturales. El 20 de Junio de 1910 se termina la obra del teatro cuyos planos y estudios realizaron los socios, Don José Olivares Veas y Don Manuel García de Soria. El 29 de Septiembre de ese mismo año se inaugura el edificio con una obra de teatro llamada “Noche de Reyes” a cargo de la Compañía Murillo. Se estrenó el local bajo el nombre de “Salón Recreo Círculo de la Unión”, algo mas tarde,”Teatro de La Unión” y definitivamente en 1919 -año en el que muere uno de sus creadores y antiguo alcalde de la ciudad, Don José Olivares Veas- se le bautiza con el nombre de “Teatro Olivares Veas”.
No es sin embargo el Olivares Veas –a pesar de estar a punto de cumplir cien años- el primer teatro de nuestra ciudad, ya que vino a sustituir entonces al que mando construir en 1847 el alcalde Don Joaquín Núñez de Prado en la Plaza del Cabildo.
Sobre su escenario intervinieron personajes ilustres de nuestra historia como Don Miguel Mancheño y Olivares, Don Bartolomé Romero Gago, el General Miguel Primo de Rivera o el escritor Gaditano Don José María Pemán entre otros. Fue donde se proyectó por primera vez en arcos cine sonoro, sucediendo esto durante el periodo que lo regentó el industrial Don Manuel Ramírez Pérez –el abuelo de Manolete el de El Albeniz-.
En 1917 en plenas fiestas patronales de las Nieves sufre su primer percance, un incendio lo destruyó prácticamente en su totalidad dejando tras de sí un futuro incierto al no disponer El Círculo de la Unión del presupuesto necesario para su reconstrucción. Aparece entonces la firma bodeguera Sánchez Romate de Jerez como la salvadora del Teatro, ofreciéndose a sufragar todos los gastos de su restauración. El Círculo de la Unión en agradecimiento decidió poner, coronando la boca del escenario, el logotipo de la citada bodega, logotipo que estuvo ahí puesto hasta 1978 cuando, siendo presidente del Círculo de la Unión Don Manuel Pérez Regordán, se solicita ayuda económica a la caja de Ahorros de Jerez para una nueva restauración sustituyéndose entonces el mencionado logotipo por el de la Caja de Ahorros.

el autentico dijo...

Es por esas fechas de los años setenta –siendo aun muy niño- cuando yo empiezo a frecuentar y conocer el Teatro Olivares Veas que por entonces hacia las veces de cine. Básica y estructuralmente era como lo conocemos ahora excepto en un par de cosas, no existía el hall de la entrada y los camerinos y servicios estaban situados bajo el escenario. El acceso al gallinero era a través de una escalera situada a la izquierda del escenario desde el patio de butacas. Patio de butacas de terciopelo rojo hasta la arcada de columnas, arrancando de estas hacia atrás, varias hileras de bancos de madera, siendo estos los preferidos por las parejitas, y no por su comodidad precisamente, sino porque se perdían hacia adentro en la zona mas oscura del teatro.
Justo delante del escenario, donde están los escalones que dan acceso al mismo desde el patio de butacas –escalones que no existían antes dado que se accedía al escenario desde abajo- se situaba un antiguo y desvencijado piano, testigo mudo de otros tiempos, que los acomodadores del cine tenían que custodiar y proteger, sobre todo en el cine de las seis, al que acudíamos cantidad de zagales, para los que un piano no era un delicado instrumento musical sino un objeto tentador al que golpear intentando sacarle algún sonido.
La historia carnavalesca del Olivares Veas empieza casi a la par que la del Imperial Cinema, en 1985. Hacía ya varios años que se había dejado de poner cine, por lo que el local había caído en desuso y abandono. Poco antes Juan Jesús “el gaviota” y el “Paquito Viraví” como socios del casino Círculo de la Unión, -que era su propietario-, lo habían tenido cedido por la entidad montando en los bajos del escenario, por la puerta que da justo al lado del “Camborio”, -célebre local de los años sesenta y setenta en la calle Maldonado- una especie de bar para los amigos.
A últimos de noviembre de aquel 1985, ensayábamos para la chirigota “Los Armabuyas del Aleluya” en la cueva del vito. En el descanso del ensayo, Salvador nos dijo que seria conveniente ir trabajando ya en la confección del decorado para la presentación de la chirigota, nos mostró un boceto del mismo y era bastante grande. Se trataba de un forillo donde se plasmaba una imagen general de la calle Corredera arriba, en un día del toro. Dado que el Imperial Cinema carecía de tramoya donde colgar nada, se decidió que había que hacerlo rígido, y que había que buscar un sitio y sobre todo tiempo para hacerlo. Los “manitas” del grupo eran Miguel Blázquez y Pedro Pérez Salas “el tarugo” a los que me sumé también yo para echarles una mano. Durante la charla de aquel descanso, Juan Jesús “el gaviota” nos dijo que él tenia aun las llaves del teatro Olivares Veas y que recordaba haber visto allí unos restos de atrezzos que nos podían servir como estructura para el forillo, y que además lo podíamos hacer allí. Al día siguiente nos encaminamos hacia el teatro para ver lo que nos decía Juan Jesús.
La imagen era desoladora, la puerta principal, que fue por donde entramos, estaba medio caída y carecía de cerradura, se cerraba con una cadena que abrazaba los marcos a través de unos agujeros que le habían hecho, tuvimos que entrar encendiendo los mecheros porque la única bombilla que había en todo el teatro tenia el encendido en el escenario. Tuvimos que sortear no se cuantos cachivaches para poder llegar hasta el mismo, las telarañas eran de doble de ancho y el polvo en algunos lugares de centímetros, lúgubre, muy lúgubre nos parecía aquello, hasta que llegamos al escenario y se consiguió encender aquella única bombilla, eso lo cambió todo.

el autentico dijo...

Cuando aquella bombilla arrojo algo de luz sobre aquella negrura, nos miramos los tres, Miguel, Perico y yo –Juan Jesús ya lo conocía y bien- con un gesto raro, extraño, como una mezcla sensitiva entre pena, sorpresa y fascinación. Los tres le recriminamos, más que preguntarle, a Juan Jesús –que era socio y creo que hasta directivo del casino- que como podían tener aquello en tan lamentables condiciones. El nos contestó que el casino no podía ya mantenerlo y que algunos “yonkis” eran los causantes de los destrozos.
Nosotros seguíamos contemplándolo girándonos sobre nosotros mismos una y otra vez, para en cada vuelta descubrir un nuevo detalle, para darnos cuenta de que era un sitio especial, que debajo de toda aquella porquería, de todo aquel polvo, de todos aquellos destrozos, se escondía algo subyugante que nos atraía.
Recordé y comparé aquello con algo que me pasó de pequeñito con una muchachita que malvivía en la misma calle que yo, hija de una familia más que numerosa y extremadamente pobre –de la que por respeto voy a obviar el nombre-, que siempre iba sucia, despeinada, mal vestida y casi descalza, a la que los niños, con esa ignorante crueldad que nos caracterizaba, nos producía risa y era motivo de mas de una broma de mal gusto. Bien, pues a esta muchacha –que puede tener hoy sobre unos sesenta años- le llegó su “Pigmalión”, alguien que supo ver que detrás de aquella mugre había la mujer bellísima en que después se convirtió y al que todo el que participó en aquellas burlas, ahora no era capaz de mirarle la cara cuando se cruzaba con ella por la calle. Pues al teatro lo que le faltaba era eso un “Pigmalión”, y lo tuvo, y nosotros con nuestra chirigota, sin quererlo, propiciamos el encuentro entre ambos.
Salimos de aquel viejo teatro, sabiendo, sin decirnos nada, que íbamos a volver, y no solo porque los restos de atrezzos eran aprovechables o porque teníamos espacio suficiente para hacer nuestro decorado, sino porque acabábamos de descubrir el mejor local de ensayo del mundo para nosotros.
Fue llegar a la cueva y comentarle a Juan Jesús si era posible, además de hacer allí nuestro decorado, ensayar con la chirigota, y él, como tenia las llaves, de momento de dijo que sí. Se habló con la junta directiva del casino y esta nos comunicó que hacia un par de años que habían cedido el teatro al Ayuntamiento, y que un año después, Don José Enrique Lázaro Delgado, Delegado de Cultura del Ayuntamiento, -otra vez Enrique, no me cansaré de decirlo, cuanto le debemos a este hombre- les había comunicado que el teatro había sido incluido en un programa de rehabilitación por parte de La Dirección Nacional de Patrimonios Históricos y Artísticos, pero que hasta la fecha aun no se había hecho nada, ni firmado nada. Por lo tanto nos dejaron ensayar allí con el compromiso de que lo adecentáramos un poco, y que recaía bajo nuestra responsabilidad lo que ocurriera allí mientras estuviéramos nosotros.
Nos pusimos manos a la obra, se limpió y se tiró un montón de tiestos inservibles, y como no, pusimos unas cuantas bombillas más, que tenían que seguir apagándose desde el escenario, por lo que recuerdo que nadie quería quedarse el último en el ensayo para no tener que cruzar el teatro a oscuras, que en honor a la verdad, a todos, menos al “gaviota”, nos daba un poco de “yuyu”. Por lo demás, todo fueron beneficios, los ensayos eran perfectos, en un teatro, sobre un escenario, con un patio de butacas delante, con una acústica envidiable, casi perfecta, allí montamos la chirigota y fabricamos nuestro decorado que luego montamos en el Imperial Cinema.

el autentico dijo...

Fue allí, una noche mientras ensayábamos, donde se coló junto con Enrique Lázaro y Juan Hernández, el alcalde de entonces Jesús Ruiz. Traian un par de botellas de “Fino La Ina”, se sentaron al final, y en el descanso subieron al escenario, botella en mano, y tomándonos la copita, el Señor Alcalde dijo;
-“a ver, ¿ustedes que es lo que queréis?, que me ha dicho Enrique no se qué de un carnaval organizado, y no se qué de unas subvenciones….pero vamos a ver si el carnaval aquí no gusta, si aquí no hay afición,….que esto es una calentura que os a entrao a cuatro chalaos y va a durar cuatro días…. ya lo veréis”-,
entonces intervino Salvador –“mira jesús, nosotros pensamos que eso no es así, lo que pasa es que nuestras generaciones no han conocido el carnaval en el pueblo y por lo tanto no sabemos si va a gustar o no, lo que queremos es comprobarlo, organizar un semana de carnaval, con su pregón, sus tablaos donde la gente puedan ver a los grupos, su cabalgata y su domingo de piñata, y saber si gusta el carnaval y si hay o no afición”- y vaya si la había.
Prosiguió el Alcalde;
-“bueno ¿y eso de la subvención que es?, porque el ayuntamiento no tiene un duro”
-.”Mira, le dijo Salvador, lo de la subvención no es otra cosa que nos facilitéis un dinero por cantar en los tablaos para así ayudarnos con los gastos de los grupos”-
- ¿y cuantos grupos habéis? Preguntó el Alcalde
- Tres, contestó Salvador
- pues yo lo que tengo son cuarenta mil duros (1200 €) pa eso de las subvenciones-, dijo Jesús.
Nuestra intención era sacar veinte mil duros para cada grupo, (600 €), por lo que se entró en un reñido regateo que acabó Enrique con una propuesta tentadora.
- vamos a ver, dijo, como se trata de probar, que os parece si os damos setenta y cinco mil pesetas (450€) a cada grupo por cantar en los tablaos y el pregón, y si todo sale bien adquirimos el compromiso de que para el año que viene se os dará los veinte mil duros a cada uno. Jesús meneaba la cabeza pero al final aceptó la oferta al igual que todos. Esa fue, por decirlo de alguna manera, la primera comisión de carnaval de arcos, y que mejor escenario pudo tener que el del Teatro Olivares Veas.
Fue allí también aquella noche donde Enrique le volvió a insistir a Jesús para que acelerara las negociaciones con la Dirección General de Patrimonios Histórico y Artísticos para la tan necesaria recuperación del teatro que tardó en llegar, no sin pasar todo un calvario de vicisitudes y obstáculos
Al año siguiente, en Agosto de 1986, empezamos a ensayar para la chirigota del carnaval del 87 “Marco Polo y sus Helaos” en la casa de la tía de Salvador, “la juanichi”, en la Plaza America, a la semana siguiente nos trasladamos al taller de motos de Javier Boto que estaba donde está ahora el bar “El Sitio”, pero aquello no reunía las condiciones, por lo que de nuevo solicitamos el teatro y un poco a regañadientes nos lo volvieron a dejar.

el autentico dijo...

Después de aquel carnaval del 87, el Ayuntamiento se hizo cargo definitivamente del teatro y nosotros en el 88 volvimos a la cueva a ensayar. El tetro estuvo cerrado durante dos o tres años. En Abril del 91, ya iniciada la tan ansiada obra, se firma el acuerdo de cesión definitivo por parte del casino al Ayuntamiento. El 15 de Marzo de 1994 SS MM La Reina lo reinaugura abriéndose sus puertas de nuevo al pueblo tras una remodelación que costó 118. 662.664 pesetas.
En 1995, mi charanga “Los Elegidos” solicitó el teatro para hacer allí su presentación. Normalmente y por cuestiones de aforo, este tipo de eventos se hacían en el Imperial Cinema, que como os conté en el capitulo anterior, el beneficio era a medias entre el dueño del cine y el grupo. Pero nosotros teníamos la intención de donar lo recaudado a Don Juan Candil para su centro de minusválidos, y el teatro, ni costaba un duro ni necesitaba gasto alguno, por lo que el total de su aforo, aunque reducido, quedaba todo libre. Así lo seguimos haciendo en los años siguientes, el 96 con “Los Marmajosos”, el 97 con “Los del Casco Antiguo”, el 99 con “Los Quitapelusas” el 2000 con “los Acojonaos”, el 2002 con “Los Fijos del Ayuntamiento” y el 2006 con “Los Salios”. Esto también ocurrió con casi la totalidad de los grupos de Arcos que también empezaron a hacer allí sus presentaciones y ensayos generales. También quiero destacar que el 99 con “Los Quitapelusas” además de hacer allí nuestra presentación, estuvimos allí ensayando en el local que hay debajo de su escenario, donde ocurrió el suceso lamentable, y con los años, anecdótico, de los “gremlis”, que muchos conocéis y que algún día contaré aquí para los que no lo sepan.
En fin que ese teatro que se cerró de nuevo en 2007 para otra de sus traumáticas rehabilitaciones que dura hasta hoy, está cargado de historia de nuestra ciudad y de su carnaval reciente, que espero que hoy, los mas “perrillos nuevos” que leáis esto os haya servido para conocer un poco mas al mas coqueto, acogedor y encantador de nuestros edificios.


Pepe olivera

eL arQuerO* dijo...

otra lástima! el único consuelo que nos queda, es que algún día, si Dios quiere, se volverá a reinagurar, y a cantar sobre sus tablas.

Gracias Pepe!

PD. lo de los "gremlis" me lo tienes que contar eh? xD

juanra arcos dijo...

en 2007 se cerró?en la bodeguitan 2008 cantamo alli Pepe y el pregón del bornolero donde tu metiste tu paso de "Ya estamos akí" en el escenario jeje

el autentico dijo...

ha sido un error tipográfico, lo siento

el autentico dijo...

El lamentable y Anecdótico Suceso de los “Gremlins”

Los Gremlins, -como la mayoría sabréis- es una película de Steven Spielberg que se estrenó en 1984. Trataba de unos animalitos tiernos y entrañables para los que había que tener un alto sentido de la responsabilidad a la hora de cuidarlos, ya que no se les podía dar de comer nunca después de la media noche y, sobre todo y bajo ninguno de los conceptos, mojarlos. Si esto sucedía, aquellos animalitos tan tiernos, se volvían fieras feroces y peligrosas.
Una vez conocido esto, centrémonos en el tema que nos trae. En el puente de la inmaculada del año 1998, empecé a trabajar mi nueva chirigota para el carnaval de 1999, “Los Quitapelusas”. Como conté en la historia del Teatro Olivares Veas, esta chirigota ensayó y se montó allí. No se si se me olvidará alguien, pero creo que la conformaban de inicio; José Manuel Guerrero “er pájue” y Jesús Salas Capote como guitarras, Manolito Candón y David Guerrero como caja y bombo respectivamente y, Gerardo Medina, José Girón, José María Lozano, Juanlu “er tinaja”, Moisés Ramos, Rafa Alvarado y yo como voces. En un principio el caja iba a ser Marcos González “marquitos,” pero al final se descolgó, por lo que en las dos primeras semanas la tocaba yo hasta que encontramos a Manolito Candón. Recuerdo que el primer día que vino el Candón a ensayar llovía a mares, y al ensayo tan solo vinimos cuatro, Gerardo, “er Pájue” el Candón y yo. Después de esperar durante mas de una hora decidimos irnos. Al día siguiente -día antes de nochebuena-, estábamos todos –excepto el Juanlu que trabajaba fuera tejando y solo venia los Viernes-. Antes de empezar a ensayar los reuní a todos y pregunté que porque no habían venido a ensayar el día anterior. En principio nadie decía nada y ante mi insistencia José Girón dijo,-yo no vine porque estaba lloviendo- a lo que yo le contesté, que eso no era un motivo suficiente, teniendo en cuenta que el tenia coche y el Candón no, y este si había venido. Entonces José Girón me dijo que él cuando estuviera lloviendo no pensaba venir a ensayar. Yo le contesté que eso como iba a ser. Si solo íbamos a ensayar un mes y pico como iba a perderse el ensayo los días de lluvia teniendo en cuenta que estábamos en pleno invierno y lo mas normal era que lloviese con frecuencia. Él volvió a insistir que los días que lloviera no vendría. Mi intención era echarlo en ese mismo instante, pero los demás callaban, por lo que antes de echarlo pregunté, ¿hay alguien más que piense como José?, enseguida Jesús Salas dijo que él haría lo mismo, a lo que algunos más dijeron que si estos no venían por tal motivo, ellos tampoco lo harían. Mi reacción fue inmediata, contundente y determinante. ¡ al carajo todos ¡, esto se ha terminao. ¿Cómo?, preguntaban algunos. Que se acabó la chirigota, dije. Y se acabaron “los Quitapelusus”. Él pobre Manolito Candón, sin culpa ninguna, no llegó ni estrenarse.
Pasadas las Navidades, el día de año nuevo salimos Gerardo y yo con nuestras respectivas familias a tomar algo, fuimos al bar del Angelito y estando allí le dije, voy a hablar con José María Macias y vamos a retomar la chirigota con algunos nuevos. Gerardo me dijo que estaba loco, pero yo tenía ya el grupo pensado. El día 2 de Enero de 1999 empezaron los nuevos “Quitapelusas” a ensayar.

el autentico dijo...

Después de la experiencia vivida dos semanas antes, yo tenía claro un par de cosas, que no íbamos a ser mucha gente y, que los que fueran, tenían que ser ligeritos de oído porque apenas quedaban “veintipocos” días para el carnaval. Como nos habíamos inscrito en el concurso teníamos que ser al menos siete componentes para no infringir las bases del mismo, porque siete era lo mínimo que se despachaba en cuanto a componentes en esa modalidad. De los que empezaron antes de la bronca avisé al bombo, David, a uno de los guitarras, “er pajue”, a José María Lozano y a Gerardo Medina. Los nuevos fueron, José María Macias como el otro guitarra y Alvarito Duarte. La caja, al final la cogí yo. Como dije antes quería poca gente, así que decidimos quedarnos los siete y tirar “pá alante”. Como en el escenario se veía raro que hubiera más gente detrás –éramos cuatro instrumentos de un total de siete- que delante, decidimos hacer un par de fichajes más. Teníamos claro que debían de ser formales, que estuvieran a su hora en el ensayo, que no faltaran por nada, que no dieran problemas y sobre todo que no tuvieran problemas con el repertorio. Así que fichamos a los dos componentes más formales y menos problemáticos que jamás ha habido en el carnaval de Arcos, a dos maniquíes. Con estos dos ya parecíamos una chirigota normal. Cuando apenas quedaba una semana para que hiciéramos nuestro ensayo general, se dejó caer por el teatro Eduardo Duarte, micrófono y grabadora en mano, dispuesto a hacerme una entrevista. Las preguntas eran las comunes de siempre; ¿Cómo os llamáis?, ¿de que Vais?, ¿Cómo ves el carnaval este año?, ¿con quien os metéis?, en fin, lo normal. Cuando parecía que ya acababa la entrevista, así como el que no quiere la cosa, como con desgana y mostrando como poco interés, va y me dice; oye pepe, tengo entendido que este no es el grupo con el que empezaste este nuevo proyecto, no?, yo le contesté con un somero sí, pero el me insistió con un ¿Qué pasó?, entonces sin animo de ofender a nadie, lo dije tal como me salio, “pues nada –le contesté-, que por lo visto en vez de un grupo de gente tenia unos cuantos “gremlins” que no les podía caer ni una goterita de agua encima”. Recuerdo que a Eduardo le hizo aquello mucha gracia, después le conté con pelos y señales todo lo sucedido y hay acabó la entrevista.
En el Arcos Información de ese Jueves, salió publicada la entrevista. Yo, que como muy pocas veces compro el periódico y aquella vez no iba a ser una excepción, la leí en la barbería del “fede”, y cual fue mi sorpresa cuando comprobé que el “mamonazo” del “Eduardito” había transcrito literalmente el comentario de los gremlins, comentario por otra parte, que yo le había hecho de forma coloquial y, creía, que fuera de entrevista. Pero en fin tampoco lo creía tan malo, para mi era solo una comparación graciosa que se me había ocurrido de todo aquello que paso aquel día de lluvia. Pero por lo visto algunos se lo tomaron como una verdadera afrenta, como un insulto, y lo juro nada más lejos de intención. Hubo todo un aluvión de comentarios y comidillas entre el ambiente carnavalesco en el que nos movíamos. Yo me lo tomé como lo que para mí era, una broma, pero algunos que me querían poco, se dedicaron a incendiar el ambiente hasta el punto de que varios de los ex componentes vinieron a buscarme con intenciones de algo más que para hablar. Jesús Salas me escribió una “cariñosa” carta en el periódico de la semana siguiente donde me dijo de todo menos bonito. Por lo que se vio a ninguno les había gustado mucho la película de los “gremlins”, a pesar de que esta había sido un éxito mundial.

el autentico dijo...

Cuando leí la “carta de amor” que mi querido Jesús Salas me dedicó en el periódico no pude por más que sonreírme, porque a diferencia que algún otro, este al menos no había querido pegarme. Recuerdo que la carta la leí, como no, en lo de “fede” y viniendo ese mismo día de allí hacia mí casa, al llegar al gallo azul, veo en frente al Salas, en la puerta de la fonda, desde el coche lo llame, el se quedó un poco parado, como incrédulo, cuando se acercó al coche le tendí la mano y lo felicité, entonces se le cambió la cara y apareció una sonrisa –por lo visto el esperaba que lo pusiera de arriba abajo, pero no fue así-. Él, entre sorprendido y perplejo, me preguntó, ¿de verdad no te has molestado por la carta?, le dije que lo que pusiera la carta no me importaba, lo que valoraba era la forma en que él se había defendido a diferencia de otros. Le expliqué también que nunca dije eso para que lo publicaran y muchísimo menos con ánimos de insultarle ni a él ni a los demás y así se lo hice saber a todo el que después vino a hablar conmigo.
Por lo demás la chirigota fue un éxito, conseguimos el segundo premio en el concurso y como estaba previsto los maniquíes no nos dieron ni un problema. Lo peor fue que nos pasó de todo. Antes del carnaval, el padre de Álvaro Duarte sufrió una embolia cerebral que le ponía difícil su participación en la chirigota, -afortunadamente se recuperó y pudo salir- el día antes de la final del concurso, murió la abuela de “er pájue”, por lo que decidimos que no iríamos a la final si él no venia, primero por respeto y sobre todo porque no podíamos, ya que nos quedábamos solo seis y con ese numero no podíamos concursar, al final le puso entereza y vino. Por último, la noche del carnavalito, mientras cantaba en las gradas de Santa María, vinieron a avisarme de que mi padre se había puesto malo y que lo llevaban para el hospital, murió al día siguiente. Pero aun así y todo, yo recuerdo aquel año con cariño porque lo pasamos muy bien en los ensayos y después durante el carnaval, sobre todo el día de la presentación en Olivares Veas, así que después de esto y de pasar todo lo que pasamos, no puedo por mas que tomarme lo de los “gremlins” como un mero hecho anecdótico que algunos quisieron rentabilizar de muy mala manera.



Pepe Olivera

Ismael dijo...

es que eso no era pa comentarlo a la prensa.... eso era pa un cuplé!

de nuevo.. Gracias!!

er zanti dijo...

Illo pepe dejate de tantas historietas, que todavia te estoy esperando.
Y no te metas en las paginas en horas de trabajo pillin que está la coza mu mala en el ayuntamiento.

juanra arcos dijo...

no no dejes las historias tuú sigue que las relatas muy bien pepe

Anónimo dijo...

GRACIAS PEPE,POR ESTE PEDAZO DE RATO TAN AGRADABLE QUE ACABO DE ECHAR GRACIAS A TUS LINEAS.NO E PODIO ESTAR MAS ENTUSIASMAO,QUE CASI ME AHOGO CON EL BOCADILLO DE CARNE MECHA QUE A SOBRAO DE LA FERIA.UN ABRAZO.


JUANMI DUARTE

JOSE OLIVERA dijo...

EN HOMENAJE AL DESPRECIO

Ayer, -casi un año después de que mis ¿amigos? pensaran en organizarme un homenaje por mis 25 carnavales saliendo y que materializaron el día del pregón de carnaval de 2010- todavía me sentía feliz y orgulloso por aquel día tan maravilloso que me hicieron vivir. No había habido ni un solo día desde entonces, en que no hubiera recordado con alegría y emoción aquel momento tan entrañable que me hicieron pasar.
Hoy, desgraciadamente, ya no siento lo mismo. Hoy estoy triste, apenadamente triste además de decepcionado, ofendido, desilusionado, castigado, olvidado, pero sobre todo, despreciado, tremendamente despreciado.
Hoy, hecho un mar de dudas por que quizás me lo haya merecido, intento rebobinar y rebobinar esperando encontrar esa deuda, esa espinita que tal vez –y juro que si fue así, fue sin darme cuenta ni intencionadamente- alguna vez pudiera haber clavado a algunos de esos ¿amigos? para con ello poder justificar esa moneda devuelta de tan mala manera. Yo no la he encontrado, y por eso mi pena es aun más grande.
Ayer, cuando me besaban, mi corazón retozaba de gozo y mi cuerpo entero se estremecía porque mi mente le decía lo afortunado que era por disponer de estos ¿amigos? tan maravillosos que me querían tanto.
Ayer, cantaba con todo el sentimiento y las ganas que mi garganta podía dar, ese pasodoble de “Los Condenaos” que empieza diciendo, …un amigo es un amigo me dijo un amigo mío…., sin pensar que en esa maravillosa letra, sobre la que tantas veces reflexioné, me vería un día reflejado.
Hoy, me he acordado de mi padre, al que perdí mientras cantaba en estos putos carnavales un viernes de carnavlito, y me he acordado de él porque un día que le lleve a mis pequeños mellis para que los viera me sorprendió con una sincera reflexión, “hijo cuando naciste yo estaba a 2.700 kilómetros de aquí, en Alemania, donde trabajaba para poder daros una vida mejor, cuando regresé ya eras un hombre que estudiaba y trabajaba en Cádiz, no sabes la de veces que me he lamentado de haberme perdido esa etapa de tu vida en la que debí haberme hecho amigo tuyo, pero no pudo ser, aun así no pienses que nuestra amistad es peor por no haber estado constantemente alimentada, eso no es necesario, a la amistad lo único que le hace falta para ser verdadera es que en cualquier momento de tu vida esté demostrada, y aun no siendo así, que por lo menos no la sientas traicionada”
Hoy, a mis cuarenta y siete años, y once años después de muerto mi padre todavía sigo aprendiendo casas de él.
Ayer, pedía, imploraba, me arrastraba incluso a esos amigos para que me echaran un cable, para que me ayudaran a mitigar esas ansias de salir en carnaval que siempre he tenido, y que este año veía complicada debido a los compromisos adquiridos con otros amigos, y de la que hice participe también a ellos.
Hoy, me siento avergonzado por haberlo hecho, por haberme expuesto tan inocentemente a su burla, su ninguneo y su desprecio.
Pero hoy también me siento feliz porque el camino de las amistades se me ha aclarado bastante, y eso no es poco.

JOSE OLIVERA dijo...

Hoy podría reescribir de nuevo aquel pasodoble de “Con Los Deitos estoy contando” pero os garantizo que el final seria otro totalmente distinto.
Pero hoy no quiero que ni la ira ni el resentimiento se apoderen de mí porque eso solo lleva al odio, y el odio, el único que lo sufre siempre es el que lo siente y nunca el odiado, y además, aunque ellos no lo crean, yo seria incapaz, a pesar de todo, de odiarlos, como creo que nunca fui capaz de hacerles daño, sino todo lo contrario, ayudarles en todo lo que buenamente pude.
Ayer hice una cosa de la que tengo que pedir perdón a todos los que fueron participes de ella.
Ayer le devolví el antifaz de oro con el que me honrasteis, a esos ¿amigos? a los que aquí me refiero. Se lo he devuelto a ellos por que es imposible separar la parte que les correspondería a ellos. Se lo he devuelto por que ya no lo llevaría a gusto, ni con el orgullo con que lo he lucido estos últimos meses. Se lo he devuelto para que sepan el daño que me han hecho, el dolor que me han causado, y no me refiero al quedarme sin salir este año no, eso se hubiera arreglado sencillamente con una explicación a su negativa, me refiero al indignante desprecio sinsentido con el que me han castigado.
Hoy quiero pediros –como dije antes- perdón por haber hecho esto, pero tenia que hacerlo, y espero que lo comprendáis, y quiero que sepáis que no me hace falta ninguna insignia de oro y brillantes para saber que me lo hicisteis de corazón y por eso en el mío lo llevaré siempre con gratitud y afecto, al igual que no podré borrar tampoco de mi corazón el homenaje al desprecio que estos ¿amigos? a los que he querido tanto me han brindado pocos meses después.



Salud y feliz carnaval a todos



Pepe Olivera

eL arQuerO* dijo...

Ánimo Pepe.

Estamos para lo que quieras.
Un abrazo, y aunque te sirva de poco, yo siempre te estaré esperando en febrero.

Alberto Ruiz Álvarez.

JUAN RAMON dijo...

Pepe, por mi ausencia estos días por Arcos, no estoy completamente enterado del tema, pero sea lo que sea, aquí tienes a un discípulo que te admira y te quiere. De ti aprendí carnaval, y de ti seguiré aprendiendolo.

un abrazo.

Juan Ramón Barroso.

Anónimo dijo...

pepe perdoname por meterme quizas donde no me llaman,pero a mi pensar,te estas equivocando un poco.primero por devolver lo que todos te regalamos con cariño y orgullo y segundo por pensar y decir que tus amigos son tus enemigos.las cosas no son como tu piensas pepe,pero bueno,cada uno que piense como le venga en gana.solo espero que las aguas vuelvan a su cauce por el bien de nuestro carnaval.

Anónimo dijo...

juanmi duarte

pepe olivera dijo...

Juanmi, lo de la devolucion ya lo he explicado el porqué, y lo que me ragalasteis no fue solo el pin que ya no quiero.
Y yo no he hablado de enemigos sino de amigos que me han demostrado que no lo eran

pedro gómez dijo...

hoy me quito el difraz de bollicao que me pongo cada vez que hablo contigo por el hecho de ser mi padre carnavalero. y me lo quito para decirte que ese pin,esa esignia o como quieran llamarla,fué obra de mucha gente, de muchos amigos sin interrogantes en el cuál me incluyo, de muchos compañeros que te respetan como el que más, y no sólo de 4 ¿amigos? como parece que ha sido.
ese pin es tuyo porque te lo ganastes febrero a febrero, y por eso no deberías de quitártelo y mucho menos devolverlo.
ahora mismo me dá absolutamente igual que te lo pongas o no, pero por lo menos lo deberías tener en tu poder porque habemos amigos sin interrogantes que lo deseamos y lo necesitamos.
que sepas que hagas lo que hagas tendrás todo mi apoyo.
de tu ¡¡amigo!! Pedro Gómez

Ismael dijo...

que esto no es droga ni ná, te lo juro por mis niños!........... que son dos quilos de harina que voy hacer unos poco pestiño!!

os deseo un Feliz Pre-Carnaval y un prospero tipo nuevo!

Fran NiÑo* dijo...

Me conoces de siempre, pero gracias al "puto carnaval" como dices he tenido la suerte de conocerte verdaderamente, y es algo de lo que me siento orgulloso porque se que he ganado un ¡¡amigo!! en todos los sentidos. Solo decirte Pepe que te tengo mucho aprecio y que uno aprende de estas cosas, tanto para bien como para mal. Espero seguir disfrutando de esos momentos que tanto nos gustan en los bares cantando un pasodoble tras otro.

Un abrazo.

Fº Javier Pérez Macías.