el Rincón del arQuerO*

¡Atención!
Tenemos nuevo blog de la Asociación Carnavalesca Arcense. Los que le pegan por arribita {enzeco}. ¡Visitala!

Si quereis aportar algo, pasar información, sugerir, quejarse, o cualquier otra cosa, podeis contactar conmigo a traves de el siguiente correo:

el.arquero.enzeco@gmail.com


el arQuerO*

08 abril 2011

Cuantos sitios*

Cuantos sitios y cuantos lugares,
quedarán pa'desterrarte.
Cuantos capullos y populares,
vendrán para maltratarte.

Qué hace falta aquí, por Dios,
pa'que estallen los copleros
y no hagan más el bufón
ante cuatro politiqueros.

Que han callao con subvenciones,
manda cojones,
las bocas del carnavalero.

Cuándo nos vamos a enterar,
que aquí por estos rincones,
no existiría el Carnaval,
si no hubiera agrupaciones.

Cuándo nos vamos a enterar,
que esto no es la Cruz de Mayo,
ni la Feria de Septiembre,
ni El Belén, ni Reyes Magos.

Cuándo nos vamos a enterar,
que esta fiesta ya no cabe,
ni en los salones de El Lago,
ni en la carpa, ni en La Salle.

Que esta fiesta es de nosotros
y de nuestra puta calle,
de nuestro Salvador Pérez
y todas sus ilegales.

Y no de un Ayuntamiento,
que ha demostrado hace tiempo
no entender los Carnavales

Y mientas trago pregones,
pregonaos cerca de Bornos,
siento que mis Carnavales,

Siento que mis Carnavales
se lo pasan por el coño,
se lo pasan por el coño.


"Esto tiene arreglo" 2011
Pepe Olivera y "Chico" Cornejo.



Si no se reproduce haga click aquí.

No tengo nada más que añadir a esta letra. Quien quiera que lo añada.

Un saludo.

11 comentarios:

Santi dijo...

Solo quiero dar las gracias a pepe olivera por darme la oportunidad otro año mas de cantar sus letras y hacerme participe de otra manera diferente de vivir el carnaval.
Y felicitar al resto de agrupaciones por el carnaval que han hecho.

pepe olivera dijo...

garcias a ti Santi y a todos los que poneis voz a mis letras. tu sabes que le objetivo es pasarselo bien haciendo disfrutar a la gente, y creo que eso lo hemos conseguido con ta solo 20 dias de ensayo

pepe olivera dijo...

Alberto, Gracias por poner mis letras en el taratachin, para mi es todo un honor que alguien como tu, por el que siento una gran admiración, se acuerde de este humilde escribidor de cupleses. A nuestyro carnaval le hacen falta personas como yu y tu hermano. No lo abandoneis mientras podais. Un abrazo y ahí te dejo el final del pourrit como me pediste en carnavales.


Aquí se acaba esta historia
Este mitin se termina
Y ahora me espera la gloria
De alcanzar la gran victoria
De cantarte en las esquinas
Las esquinas que en Febrero
Se vuelven atril de coplas
De valientes chirigotas
Que no se les ve el plumero
Aquí se acaba esta historia y empiezan
Esos debates que aquí gustan tanto
Que si sí que si no que la letra
O que a esa cuarteta le falta su encanto
Bien los chavales pero no es pa tanto
Y así se apaga en marzo este escenario
Y llegan los incensarios
La cruz y las velas encendias
Y atrás se queda el eco de un rosario
De estribillos estrafalarios
Que barre una cruz de guía
Después el Lorenzo nos trae las calores
El vaso de caracoles
Y de nuevo a la calle
Playita y Jueves flamencos
Feria que acerca a un invierno
De to santos y navidades
Y otra vez lo reyes magos
Me harán el mismo regalo
Una chirigota en carnavales

jMRÁ! dijo...

Es todo un halago escuchar (o leer en este caso)eso de ti Pepe..Si me lo hubieras dicho en persona me hubiera puesto colorao seguro. Mientras podamos no faltaremos a la cita de febrero. Ese pequeño mes en el q damos rienda suelta a nuestra locura por carnaval,teniéndolo como forma d vida, y esperándolo todo el año de un modo una mihita jartible.
Gracias a todos los que se empeñáis en q vaya pa'arriba esta fiesta de coloretes y coplas. Ya se escribiendo, cantando o escuchando..
y un abrazo Pepe, no dejes de regalarnos estos PASODOBLONES,con mayúsculas.

Juan María.

eL arQuerO* dijo...

Por favor Pepe, el honor y el placer es mio. Espero no faltar nunca por febrerillo, aunque como bien ha dicho Juan María, es difícil faltar cuando es tu manera de vivir. Pero lo que más deseo es que tú tampoco lo hagas, porque a este Carnaval le faltaría algo, se quedaría huérfano.

Recuerda siempre que, digan lo que digan, hablen lo que hablen, los que amamos esto, y digo bien, amamos, te estaremos esperando cada febrero, te estaré esperando. Y como bien dices, en tú "Que solito me han dejao": "esta historia no acabó"

Un fuerte abrazo para ti y para todos los que dais todo o más por el Carnaval de Arcos de la Frontera.

Alberto.

juanra arcos dijo...

weno que decir de esto...peaso de pasodoble, y a todo el que de verdá le guste este fiesta te estará esperando pepe, un abrazo a todos!!

autentico dijo...

LOS MITINES

(Mitin.- Acto o reunión pública donde se discuten asuntos políticos o sociales.)

Esta es la definición que hace la RAE sobre la palabra “mitin”. Ayer estuve en uno, en un mitin, –ahora lo denominan acto publico aunque lo que predomina por su ausencia es precisamente eso, público, gente, personal vamos- y me llevé una grata sorpresa. Debutó sobre las tablas un conocido chirigotero de nuestra ciudad, Raúl Lozano. Lo de las tablas no era nuevo para él ya que lleva bastantes años subiéndose a las mismas con las distintas agrupaciones carnavalescas a las que ha pertenecido, pero no es lo mismo, claro, estar ahí arriba arropado por un grupo de amigos al amparo de un repertorio previamente ensayado durante meses, que hacerlo solo y ante un público, que aunque escaso, no ha venido precisamente a divertirse escuchando las pamplinas de una chirigota, aunque en verdad en algunos “actos” de estos se dicen muchas más pamplinas que en el carnaval, y por supuesto mucho menos graciosas. Lo vi bien, algo nervioso por supuesto, pero con la seguridad que te da la convicción en lo que estás diciendo. Creo que va el número 14 de la lista del PSOE que lidera, el afable, Isidoro Gambín. Esto le da más merito a Raúl del que ya tiene para mi cualquiera que decida dar el paso de ir en una lista política sea del signo que sea, y le atribuyo ese plus de merito porque es poco común que, alguien que va tan atrás en una lista, de la que por ende tiene pocas posibilidades de salir elegido concejal, intervenga en este tipo de actos. Pero repito, lo vi bien, y lo vi bien porque lo vi comprometido con el partido al que pertenece, porque, para qué nos vamos a engañar, nadie que va en una lista de “relleno”, o al menos eso parece ser que ocurre con todo el que va del 11 al 21, se subiría en un escenario, a intervenir, si no está verdaderamente convencido del proyecto del que forma parte. Enhorabuena Raúl por tu valentía, y por favor, no te tomes lo de “relleno” como peyorativo, pues tu sabes, al igual que yo y que mucha gente, que también hay mucho “relleno”, y del malo, en los puestos de mas arriba.

autentico dijo...

Por lo visto, la poca calidad de las listas, es el denominador común de esta campaña, y el motivo y centro de todos los debates que se originan estos días en bares, reuniones, etc. Algo presumible, pero un poco falto de objetividad, ya que si caer en la contradicción, y como cité antes, cualquiera que vaya en una lista política me merece todo el respeto del mundo, y por supuesto, del resto de ciudadanos, deberían merecer al menos, el beneficio de la duda.
Yo, que ya viví una experiencia de este tipo hace algunos años, sé, y lo sé bien, que los partidos nunca llevan en sus listas a quienes ellos quieren, sino a quienes pueden, y algunas veces ni eso. Este es el tributo que la sociedad hace pagar a la política y a quienes hacen de ella un escarnio. Este es el peaje por tantos años de incumplimientos y actuaciones esperpénticas sobre el “escenario” irracional en el que la han convertido los mismos, que después, tiene que salir a buscar gente que se comprometan con su ciudad.
La política es necesaria, tremendamente necesaria, pero está la pobre tan denostada, que cada vez son más los ciudadanos que pasan de ella. Está gravemente enferma, padece de indiferencia y adolece de interés. Los síntomas que diagnostican este mal son contundentes, rotundos y alarmantemente claros; mofa, burla, desconsideración, falta de respeto, y, el peor de todos, la abstención.
Los partidos que para mi son los verdaderos culpables de esto, mucho más que las personas, aunque en definitiva sean estas las que los conforman, deberían haber reaccionado –y sobre todo reflexionado- sobre esto, hace ya tiempo. Hay que cambiar las formas, hay que eliminar los anacronismos que las acompañan, hay que “desglobalizar” la política de partidos. Las maneras, los protocolos de actuación de cada gobierno municipal no pueden, ni deben, ser los mismos en Arcos que en Villamartín, o en Cádiz que en La Coruña, aunque los encargados de ejecutarla sean del mismo signo político. No hace falta –como dicen- una nueva hornada de políticos, esa, aunque en pequeñas dosis, ya las tenemos cada cuatro años, lo que hace falta es un nuevo horno adaptado a unos nuevos tiempos, a unas nuevas técnicas que satisfagan las demandas de una nueva sociedad que ellos mismos han evolucionado pero que ahora les supera.

autentico dijo...

En definitiva, hablo de empezar a reconquistar a la ciudadanía que es el plancton del que se nutren, y esa reconquista pasa por empezar a ganar multitud de batallas de las que el ciudadano es mero espectador. Hay que ganar la batalla de las redundantes batallas internas. La batalla de la de la honradez, la de la honestidad y la de la objetividad. La de, como dije antes, las reflexiones, la de mirar menos hacia dentro, la de no empezar una legislatura pensado en revalidar la otra, porque entonces esta se convierte en una larguísima campaña electoral de cuatro años. La de no tomarse esto como un trabajo bien remunerado, sino como una entrega constante para devolver con esta la confianza que la mayoría de la gente han depositado en ellos. La de los pactos, –que parece ser que es a lo que estamos abocados- que tienen que estar basados en el beneficio de toda la ciudadanía, y no en lo de servir a rivalidades absurdas, odios, resentimientos e ideologías obsoletas que solo traen rupturas traumáticas. Pero sobre todo, la más importante de todas las batallas, la del consenso. Ese consenso del que a todos se les llena la boca pero que ninguno después practica bajo la excusa, y volvemos a la raíz del problema, de las consignas doctrinales de los “putos” partidos. Los políticos deben fidelidad a sus respectivos partidos, pero también, y creo que incluso antes, se la deben a los ciudadanos, porque si dicha fidelidad entra en contradicción con los interés generales del pueblo que los ha votado, y ellos amparándose en las disciplinas de los partidos, deciden anteponer los intereses de este a los del pueblo, este, se lo toma como lo que verdaderamente es, un engaño.
Esto se ha visto ya de tantas maneras, y hay tantas versiones para interpretarla, que yo sinceramente creo que es lo que ha contribuido a que en los mítines haya cada vez menos gente.
Ya he asistido a varios mítines de diferentes partidos y he escuchado atónito los mismos mensajes, evidentemente, desde perspectivas distintas, pero en lo esencial, todos coinciden en las mismas demandas.

autentico dijo...

Todos quieren generalmente lo mismo para su pueblo; progreso, empleo, igualdad, protección social, etc., etc., es entonces por lo que no entiendo, que si coinciden en los objetivos, como no se ponen nunca de acuerdo en la forma de conseguirlos. Porqué esa lucha constante de matices absurdos, que importa quien, como y cuando meta el gol, si el triunfo es del equipo y quien lo disfruta es la afición. Se imaginan al Barça, o al Madrid, o a cualquier equipo, -cuyo objetivo es ganar para su parroquia- donde los jugadores no quieran pasarse la pelota por miedo a que el tanto se la apunte alguien que, supuestamente juega defendiendo los mismos intereses, absurdo verdad, terminarían jugando en quinta regional. Pues ahí es donde están llevando a algunos pueblos las políticas a las que me he referido antes.
Un partido que no haya ganado las elecciones no se puede dar por vencido, no debe renunciar nunca, bajo ninguno de los conceptos, a ser parte del progreso y la evolución de la ciudad que lo ha puesto ahí, no puede dejar de trabajar por todas esas cosas que en los mítines dijeron que querían hacer, debe pelear para que se hagan, y si la forma de conseguirlo es a través de un pacto, no debe de parar dicho pacto, ni el antagonismo ideológico –que por otra parte no debe ser tan inmenso, ya que coinciden, como he dicho antes, en los objetivos- ni ninguna doctrina partidista por importante que esta sea, ya que lo verdaderamente importante es el interés general de los que los han votado, que no son otros que sus vecinos, a los que tendrán que ver en el día a día y a los que tendrían que dar explicaciones.
En fin, que muchos mítines y poca gente. Mítines que se han convertido en un lenguaje de sordos donde, todos se tiran los trastos a la cabeza defendiendo las mismas cosas, y donde dejan manifiestamente claro que siguen sin darse cuenta que esto es lo que hace que la gente acuda cada vez menos a los mismos.
No terminan de enterarse que esa gente, mire usted por donde, gracias a esta forma de hacer política, a evolucionado lo suficiente para darse cuenta que gritar mas alto que el de enfrente, no carga de razón a nadie, y sobre todo que el voto es cada mas consciente, reflexivo y meditado, y afortunadamente cada vez menos borreguil, que a la plebe no se la convence ya desde lo alto de ningún cajón, atril o tribuna, sino con una buena gestión durante cuatro años.


PD. Os dejo una parábola que creo define muy bien lo que os he contado antes. Se llama la Parábola del Agujero.

autentico dijo...

“Había un río con un pueblecito a cada lado. Se unían por una calle sobre un puente que cruzaba el río. Un día, apareció un agujero en el puente. Ambos pueblos estaban de acuerdo en que había que arreglar ese agujero. Pero no se ponían de acuerdo respecto a quién le tocaba hacerlo. Cada uno de los pueblos se consideraba superior a otro. El pueblo de la derecha del río decía que era el principal destino de la calle, así que ya que el otro pueblo era menos importante, se debía encargar de arreglarlo. El pueblo de la izquierda del río por su parte, mantenía que todo el tráfico venía hacia ellos, de modo que les debía tocar a los de la derecha.
La disputa siguió y también el agujero. Mientras más tiempo pasaba más crecía la hostilidad entre los dos pueblos, y por supuesto, más crecía el agujero.
Un día, un vagabundo del pueblo se cayó en el agujero y se partió la pierna. Las personas de los dos pueblos le preguntaron con mucho detalle si había caminado desde la orilla derecha a la izquierda, o desde la izquierda a la derecha, para poder decidir cuál de los pueblos era el responsable del accidente. Pero él no lo podía recordar, ya que esa noche estaba borracho. Un tiempo después, un carruaje que estaba cruzando el puente, se cayó en el agujero y se rompió el eje. Ninguno de los pueblos se fijó en este accidente, ya que el viajante no iba de un pueblo a otro, sino que solamente estaba de paso. El viajante salió del agujero y preguntó enfadado que por qué no se había arreglado el agujero. Cuando escuchó la razón declaró: -Yo compraré este agujero. ¿Quién es el dueño? Los dos pueblos dijeron a la misma vez que eran los dueños delagujero. -El que sea el dueño tiene que probarlo- ¿Cómo podemos probarlo? -preguntaron ambos lados. -Es simple. Solo el dueño del agujero tiene el derecho de arreglarlo. Compraré el agujero del que arregle el puente. Las personas de los dos pueblos se pelearon por hacer el trabajo, mientras el viajante fumaba un cigarro y el chófer le arreglaba el eje. Arreglaron rápidamente el puente, y pidieron el dinero por el agujero. ¿Qué agujero?, El viajante decía sorprendido. Yo no veo ningún agujero. Llevo desde hace tiempo buscando un buen agujero. Estoy dispuesto a pagar bastante dinero por él, pero por aquí no hay agujero. ¿Me están tomando el pelo o qué?.
Se subió a su carruaje y se fue. Las personas de los dos pueblos ya han hecho las paces. Ahora se cruzan por el puente en perfecta armonía y aunque algo dolidos en su dignidad, orgullosos de su cooperación y convivencia.”


Un saludo de Pepe Olivera